5 pasos para estimular el punto “G” de tu chico

5 pasos para estimular el punto “G” de tu chico

Alicia SexespertNov 22, '19

¿Quieres saber todos los secretos para que tu pareja disfrute al máximo el encuentro sexual? Presta atención a este blog y lo descubrirás.

 Existen dos formas de estimular la próstata: la primera, que es la indirecta, puede producir un orgasmo más placentero. Se logra masajeando y presionando suavemente con el dedo índice el perineo (área que se encuentra entre los testículos y el ano), con lo que estarás estimulando el punto G del hombre desde afuera.

La segunda forma, la directa, es mucho más placentera para el hombre, pero es mucho más difícil que ellos acepten (si se trata de una pareja heterosexual), ya que la estimulación se encuentra en el interior del ano. Explícale que es perfectamente normal que sienta placer en esta zona porque de ahí nace el pene. Sin embargo, si desean intentarlo, debes introducir un dedo (bien lubricado o protegido con un condón) en el ano de tu pareja.

1. Para intentar esta técnica, el hombre debe de estar muy relajado y hacer a un lado todos los prejuicios homofóbicos.

2. Se debe iniciar el masaje en el perineo y los bordes del ano para relajarlo y excitarlo.

Una vez que lo logres, la penetración en sí debe ser muy suave, presionando poco a poco para que él se acostumbre a esta nueva sensación.

3. Cuando llegues a ese punto, descubrirás el punto G del hombre (que se encuentra a 5 centímetros de la entrada del ano, rodeada de tejidos fibrosos y músculos suaves), que lo harán experimentar pequeños espasmos, por lo deberás detener la penetración hasta que se reduzcan los mismos.

4. Al encontrar el punto G, masajea la zona de manera suave. No olvides preguntarle lo que está sintiendo, ya que esto te ayudará a saber si vas o no por buen camino. Con este masaje, muchos hombres pueden experimentar un orgasmo, aunque algunos quizá necesiten más estimulación en el pene.

5. Recuerda que para lograrlo, el hombre es quien debe estar relajado. Debéis dejar de lado las creencias o tabúes de que esto está mal (es malo si se maneja o se hace de manera equivocada), para así disfrutarlo.

Ambos deben conversar y comunicarse lo que sienten, lo que les gusta o no, para llegar así a tener una sexualidad plena y satisfactoria al darse placer como pareja. 

Alicia.

Sexóloga, Dulce y Picante.