Los Básicos de las Ataduras o Bondage

Los Básicos de las Ataduras o Bondage

Alicia Sex-expertApr 7, '20

Empecemos por definir ¿qué es el bondage?

El bondage es una práctica sexual en donde usas ataduras como éstas, hay quienes la consideran una expresión artística. Una persona ata total o parcialmente a su pareja con ayuda de cuerdas, los límites son el dolor, pues el bondage no utiliza el dolor como fuente de placer.

La historia del bondage tiene origen en el Japón medieval, con una forma de arte conocida como Hojo-jutsu o Baku-jutsu, que consistía en capturar a un enemigo o sujetarlo con cuerdas lo más rápido posible. Esto fue adoptado más adelante por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y muchos métodos diferentes para atar a las personas fueron desarrolladas. Estos métodos se utilizaron en infractores de la ley y podían variar en función de la condición social, la profesión del criminal y el sexo del penado.

¿Cómo funciona?

La práctica del bondage consiste atar a la otra persona total o parcialmente por medio de cuerdas, esposas, lazos, corbatas, cintas o cualquier otra cosa que pueda mantener inmovilizada físicamente a la otra persona. Los límites con el sadomasoquismo se encuentran en el dolor. Y es que el bondage, dicen, no utiliza el dolor como fuente de placer. El placer en el bondage se encuentra en la dominación de una persona y en la entrega de la otra. Es necesario que haya una perfecta comunicación, para que la satisfacción se de en un margen de confianza y respeto mutuo.

La persona inmóvil deja que sea su pareja se ocupe del acto sexual, pues como está atada no acaricia, así que debe concentrarse en lo que la otra persona haga, de esta forma hay placer para ambas partes. El sometido disfruta del placer de entregarse sin reservas, el dominante también disfruta poniendo ingenio y sabor. ¿Os recordais de 50 Sombras de Grey? Algo similar...Encuentra productos de esta marca aquí.

Inmovilizar a una persona tiene sus riesgos, por esa razón es indispensable que te informes, tomar las precauciones debidas cuando pretendas divertirte con el bondage, preocúpate por tu seguridad y la de tu pareja, tanto a nivel físico como emocional.

Se pueden utilizar elementos suaves y flexibles como cuerdas, pañuelos de seda o cordones suaves para aquellos que comienzan este tipo de juegos o que buscan introducir el bondage en su vida sexual. Aquí tenemos una interesante selección.

Es recomendable que las personas vivan un estilo de vida sexual positivo, incluyan experimentar con nuestros juguetes sexuales, con nuevas posiciones y similares. La comunicación es el elemento más importante en cualquier relación, para asegurarte de que estás hablando con tu pareja sobre lo que os gusta, lo que os hace sentiros seguros y lo que es cómodo para vosotros.


Límites del Bondage

  1. Consentimiento de ambas partes. No lo hagas sólo para complacer a tu pareja, hazlo solamente si en verdad tienes interés.

  2. Solamente con tu pareja. Esta práctica sexual no es para que la realices con desconocidos.

  3. Comunicación. Habla extensamente sobre los riesgos de esta práctica, coloca sobre la mesa deseos, miedos e imprevistos.

  4. Ataduras. Compra ataduras de algodón, de preferencia de las que venden en las tiendas especializadas, en nuestra sex shop.

  5. Seguridad. Acuerda con tu pareja una palabra de seguridad o una clave que debas decir cuando desees acabar. Por ejemplo, si aprietas dos veces la yema de sus dedos es para preguntarle "¿te está gustando?", si tu pareja responde del mismo modo, apretando una vez, te dice "No, para"; dos veces para "Sí, pero más despacio"; y tres veces para "No te detengas, ¡me encanta!".

  6. No exageres. No intentes acrobacias que hayas visto en la televisión o en una película, mejor haz las cosas de forma segura. Hay posiciones que requieren de experiencia y preparación.

  7. Posiciones. No es recomendable mantener la misma posición todo el tiempo, varía.

  8. No la dejes sola. Nunca dejes sola a la persona atada, termina y desatala.

  9. El cuello está prohibido. Nunca ates a tu pareja del cuello.

  10. Cuando las ataduras se realicen con esposas, ten siempre cerca las llaves. Esto te permitirá abrirlas rápidamente en caso de emergencia. Nunca tires al suelo, escondas o alejes las llaves.

  11. Uno de los mayores placeres del bondage es la sensación de poder dominar a otro. Aunque esto te genera mucho placer, nunca dejes a la otra persona atada y sola en la habitación. Esta estará imposibilitada de reaccionar si ocurre una emergencia.

  12. Presta atención a la fuerza con la que realizas las ataduras. Evita apretar demasiado. Esto puede dejar marcas en la piel y causar problemas de circulación y respiración.

  13. Determina qué posturas sexuales usarán. El sumiso o la sumisa tendrá una movilidad limitada, lo que puede impedir que se llegue al clímax.

  14. Siempre que realices ataduras con cuerdas u otros, ten unas tijeras a mano. Esto te permitirá cortar rápidamente en caso de emergencia.


Disfrutad de una sexualidad plena y feliz siempre tomando en cuenta los límites de bienestar y el de tu pareja.

Alicia.

Sexóloga, Dulce y Picante.