Spanking o nalgadas durante el sexo

Spanking o nalgadas durante el sexo

Alicia Sex-expertJan 27, '20

Los glúteos tanto femeninos como masculinos provocan sensaciones de placer y sólo al verlos despiertan deseos y fantasías eróticas. De allí que como juego sexual el spanking o nalgadas es usado por muchas parejas, simplemente como una manera de divertirse y despertar las sensaciones de una parte tan sensible y deseable.

El spanking es un juego sexual que probablemente muchos ejercen pero que en realidad ni siquiera lo conocen como tal. Y es que en cuestiones de sexualidad en pareja, muchas cosas son mejor experimentarlas que definirlas o entenderlas.

De una forma u otra, el término inglés spanking se interpreta como azotes o nalgadas, y se refiere a golpear con la mano o cualquier otro complemento los glúteos de la pareja con fines eróticos, de acuerdo con información del blog sexo-eros. Este juego sexual no siempre tiene como finalidad el sexo porque la relación, después de unos pocos azotes y del juego de roles que se interpreta en el mismo, se convierte en una experiencia más enérgica y estimulante.

El spanking implica los azotes, pero a su alrededor gira un complejo juego de roles donde uno de los miembros de la pareja actúa como aquél que infringe alguna clase de la ley o acuerdo, mientras que el otro asume el papel del “castigado”. Es un sometimiento donde ambos miembros están de acuerdo con el rol que cada uno desempeña.

Por lo general, se suele practicar con la mano, un látigo, o algunos otros instrumentos hechos de madera o plástico, según los gustos de la pareja. Consigue todo lo que necesitas aquí.

En este juego sexual, la excitación máxima se alcanza durante los azotes, que pueden ser más o menos fuertes, aunque por regla general no llegan a ser violentos; sin embargo, quienes lo practican encuentran un encanto especial conforme va aumentando.

Para llevar a cabo el spanking, estos consejos servirán para quienes desean iniciarse en pareja:

1. La confianza es la base del spanking, si no existe confianza mutua es muy poco probable que la pareja se deje seducir por esta propuesta.

2. El spanking es una práctica consensuada donde ambos disfrutan, todo lo que no sea consentido por la pareja es violencia física.

3. Para que la pareja no se sienta incómoda o tensa, es preferible establecer los límites de esta práctica de antemano. Los límites bien definidos le permiten relajarse y disfrutar al máximo el placer.

No obstante, no todas las personas que practican el spanking asumen caracteres ficticios, debido a que no se sienten a gusto interpretando un personaje, por lo que prefieren asumir el juego desde su propia personalidad.

Alicia.

Sexóloga, Dulce y Picante.